Ventajas y desventajas de invertir en República Dominicana

El Tratado de Libre Comercio, del cual forma parte la República Dominicana ofrece muchas posibilidades para invertir en negocios. Entre otros aspectos, abre un amplio abanico de posibilidades para que se creen alianzas entre empresas dominicanas y empresas extranjeras interesadas en acceder al mercado estadounidense sin tener que soportar la carga de los aranceles. Los sectores que más ventajas poseen son por ejemplo la industria de pieles y calzado, textiles, la industria de equipamiento sanitario, industrias de joyería, electrónica y las empresas de producción de alcohol para su exportación.


Desde la perspectiva logística, la República Dominicana cuenta con muchas ventajas competitivas. Ubicada estratégicamente en una posición geográfica que le hace ser la puerta de entrada para acceder a los mercados de Estados Unidos, América Latina y Centro América. República Dominicana, posee unos servicios aéreos y marítimos excelentes permitiendo estar comunicado con las principales líneas marítimas y aéreas del mundo. No hay que olvidar los servicios de telecomunicaciones, uno de los mejores de toda América Latina y el Caribe.


El Banco Mundial es uno de los organismos dependientes de las Naciones Unidas. Su principal propósito es reducir la pobreza otorgando préstamos con muy pocos intereses, créditos sin intereses y apoyos económicos a los países en desarrollo.


Recientemente el Banco Mundial a publicado un informe en el cual tratan los mejores y peores pronósticos para invertir en República Dominicana. A continuación citamos las fortalezas y debilidades del país, nombrados en dicho informe.


  • Apertura de un negocio:


    El haber disminuido el número de pasos necesarios para abrir un negocio a sólo 9 (22 días en total) hizo que República Dominicana pasase de la posición 112, en 2007, a la 84 en 2008, entre las 178 economías estudiadas de diferentes países de todo el mundo, y la colocó en el primer lugar de Latinoamérica. «El tiempo que se invierte en establecer una empresa es clave para los inversionistas, y República Dominicana trabajó eliminando burocracia», dice Karina Manasseh, jefa de comunicaciones del equipo que ha realizado el informe.


  • Solicitud de permisos:


    De los permisos y licencias para operar en un país la región salió nuevamente con un aprobado. República Dominicana, sin embargo, logró posicionarse dentro de la primera mitad de la lista, más concretamente en la posición 74, de los países que requieren menos permisos y licencias para un nuevo negocio (17 en promedio). «La cantidad de días que se toman en la emisión de éstos (hasta 214) evitó que obtuvieran una mejor posición», dijo Manasseh.


  • Contratación de empleados:


    «Aunque los índices que se toman en cuenta para calcular este apartado no cambiaron en República Dominicana, el país perdió una posición, de 105 a 106, precisamente por su inacción», explica Alejandro Espinosa, uno de los analistas financieros del equipo del Banco Mundial. «El país tiene un índice de dificultad de contratación de un 56%, cuando el promedio de la región es de un 36.9%, y la inflexibilidad de los horarios es de un 40%, por encima del 35.5% regional. Por otra parte, sorprende que, aunque el despido de personal tiene una dificultad de 0%, versus el 24.5% de la región, el índice de costos de esos despidos es de un 88%».


  • Registro de la propiedad:


    Al reducir el número de días que le toma a las empresas asegurar sus derechos de propiedad, de 107 a 60, el país logró subir 22 posiciones en el listado internacional, del puesto 128 al 106. «Es un gran paso que este derecho universal se vea cada vez más simplificado, aunque preocupan reportes de que estos números no se observan de igual manera en toda la geografía (dominicana)», asegura Rita Ramalho, otra analista. «El número de procedimientos se mantuvo estable en 7%, ligeramente por encima de la media latina de un 6.6%.


  • Obtención de crédito:


    La divulgación de la información crediticia y los derechos de deudores y acreedores muestran resultados mixtos en el caso de República Dominicana. Por un lado, el país está dentro de las naciones que disponen de mayor acceso a la información de crédito de las personas. El problema es que los registros públicos sólo reflejan el 13.3% de la población y los privados al 35.4%. «El bajo índice de la observación de los derechos legales de deudores y acreedores (4 de 10) llevó la calificación del país de la posición 32 a la 36, lo que evidencia problemas en el sistema legal», advierte Espinosa.


  • Protección a los inversores:


    Algunos indicadores que se consideran en el informe, y en los que el país debe trabajar, son la transparencia de las inversiones a través del índice de divulgación de la información (un 5 de 10); la responsabilidad por aprovechamiento en beneficio propio, a través del índice de responsabilidad del director de la compañía (que en el país es, según el informe, de un 0%, y el índice de potencial protección al inversor (un 4% frente al 5.1 regional). Esto se tradujo en bajar del lugar 120 al 122.


  • Comercio de fronteras:


    «La reducción de los costos, los procedimientos y el tiempo que envuelven las exportaciones e importaciones de República Dominicana mejoraron considerablemente en el último año. Y es uno de los países mejor posicionados en este renglón en toda América Latina», explica Manasseh. En efecto, el país subió desde el puesto 57 al 35 por reducir a sólo 7 los documentos requeridos para exportar; bajó el tiempo a 12 días y los costos por contenedor a US$815 dólares, uno de los precios más bajos del mundo.


  • Los contratos:


    El informe puso bajo lupa la eficiencia del sistema legal dominicano al evaluar la facilidad o dificultad de hacer cumplir contratos comerciales. «El país pasó del puesto 81 al 82, sobre todo por los altos costos de la demanda que en República Dominicana ascienden, en promedio, a un 40.9% de la cantidad de dinero en discusión», dice Ramalho. «El sistema judicial es vital para los inversionistas a la hora de llevar a cabo sus decisiones. En esta área es necesario ajustar varios aspectos», subrayo Ramalho.


  • Cerrar una empresa:


    El país sigue siendo uno de los más atrasados en cuanto al tiempo y al costo requerido para resolver una situación de bancarrota. Según Espinosa «el informe explica que los datos muestran las obvias debilidades del sistema dominicano en el que, por ejemplo, el costo de bancarrota equivale al 38% del ingreso per cápita, un 22.6% por encima de la media de la región latinoamericana».


  • Pago de impuestos:


    Este fue el renglón más penoso de la evaluación del país. Tanto así, que República Dominicana se convirtió en el quinto país del mundo que más reformas negativas realizó el año pasado en materia impositiva. «El avance del país en el listado del informe hubiese sido mucho más alto de no ser por la gran cantidad de impuestos nuevos que se establecieron y que una compañía de tamaño medio debe pagar o retener al año», aseguró Manasseh. Mientras la media de número de pagos en la región es de 39.4, en el país se sitúa en el 74. El impuesto a las ganancias es de un 28.6%, 7% más que el promedio regional. «Al final del día, esta tendencia alcista llevó al país a su atraso más marcado en el listado: un bajón de 15 posiciones, descendiendo del puesto 124 al 139. Este es el descenso más fuerte que ha sufrido el país en los 5 años que lleva en este informe», asegura el experto.