miércoles, 07 de diciembre de 2016

Vídeos Samaná

Cargando...

Samaná

La península de Samaná tiene tres ciudades principalmente, Santa Bárbara de Samaná, conocida popularmente como Samaná, Las Terrenas y Las Galeras situadas al norte en sus 600 kilómetros cuadrados aproximadamente de tierra que posee la península.


De las tres ciudades, quizás la más famosa sea Samaná, ya que es el destino que han elegido las ballenas jorobadas provenientes del Atlántico para aparearse y dar a luz a sus crías, por lo que se organizan excursiones para observar a las ballenas. Por eso se dice que Samaná es el mejor destino de la República Dominicana para los amantes de las aventuras y de la naturaleza. No solo por el espectáculo que nos brindan las ballenas, sino también por sus magnificas montañas verdes, sus playas largas, por la soledad y la poca masificación de turistas, por pequeños pueblos pesqueros bañados por el agua del mar color turquesa.


Samana es también una buena opción para amantes del buceo experimentados y un lugar privilegiado de la República Dominicana para relajarse, sentir el fresco y descubrir la felicidad observando el entorno natural que nos rodea. Seguramente si estas pasando tus vacaciones en un hotel T.I. puedas parar algún día fuera del hotel, pero estar en Samaná te permitirá sentirte como un autentico explorador. Samaná es al contrario del resto de las zonas de la isla, tiene un sabor europeo, al principio los franceses se establecieron, pero ahora muchos italianos y españoles han abierto negocios para abastecer a los turistas en el área y hacer de esta hermosa península su lugar de residencia.


Pese a ser la península de Samaná cada vez mas elegida como destino turístico, el pago con tarjetas de credito no esta aun muy extendido, por lo que se aconseja llevar dinero en efectivo o cheques de viaje.
Cargando...

Lugares próximos a Samaná


Los que viajan a la provincia de Samaná deberían plantearse pasar todas sus vacaciones enteras en Samaná. Esto es debido a que la península de Samaná es un destino para los turistas que posee distintas áreas, así como la posibilidad de realizar diferentes actividades, por lo que sea cuales sean sus gustos Samaná se los puede brindar.


Los hoteles están situados sobre todo en la ciudad de Samaná, Las Galeras, situada a 25 kilómetros de la ciudad de Samaná, Las Terrenas, ubicada al norte de la península, El Portillo, Cozón y Playa Bonita. Se puede cruzar de norte a sur la península en media hora y alrededor de a una hora para ir del oeste al este.



Historia de Samaná


La Bahía de Samaná, situada a la sur de la península ha sido durante el transcurso de la historia un cementerio de barcos. El pirata Roberto Cofresí hundió su propio navío al verse sin escapatoria de los barcos españoles. Su barco se hundió en Punta Gorda repleto de tesoros pero hasta el día de hoy no se ha hallado ni al navío ni a los tesoros que albergaba en su interior.


Otros galeones famosos que se encuentran hundidos en la Bahía de Samaná son, El Conde de Tolosa y Nuestra Señora de Guadalupe, ambos de origen español. Ambos galeones estuvieron en paradero desconocido aproximadamente 250 años y en 1977 y en 1976 respectivamente fueron hallados intactos. Ambos galeones hacían la ruta entre México y España como cargueros de mercurio, fueron hundidos, con una diferencia entre ellos de pocas horas, al verse sorprendidos por una fuerte tormenta que provoco que ambos galeones se alejasen de la costa acercándose a los peligrosos arrecifes de coral, hasta que finalmente se partieron en dos, arrastrando al fondo del mar a 600 pasajeros.


Ademas del cargamento de mercurio, El Conde de Tolosa y Nuestra Señora de Guadalupe, transportaban cientos de monedas de oro y plata acuñada en España a principios del siglo XVIII, una gran cantidad de copas de cristal y joyas. Muchas piezas, así como multitud de fotografías del descubrimiento de ambos galeones se encuentran en el Museo de la Atarazana de Santo Domingo.


En 1860 Estados Unidos ofreció al gobierno de República Dominicana 2 millones de dolares por comprar la península de Samaná con el objetivo de fijar en ella una base militar permantente, que finalmente se estableció en Guantánamo, Cuba.


Se puede decir que Samaná entro dentro de los circuitos turísticos cuando en 1985 tuvo lugar la primera excursión para observar las ballenas jorobadas.