Déjame entrar negro

Escrito por Guarionex Rosario   
Dejame entrar negro

La joven había salido a visitar algunas amigas la noche anterior y regresó a las 10:00am del día siguiente. Cuanto trató de abrir la puerta de su casa, encontró que esta estaba cerrada con un candado de 7 pulgadas. Al escuchar los ruidos que hacía al tratar de abrir la puerta, su esposo apareció en el umbral y comenzó esta conversación:


  • Esposo: ¿Quién es usted?
  • Esposa: ¿Cómo que quien soy yo?, tu mujer! Abre la puerta.
  • Esposo: Yo no tengo mujer, la que tenía salió anoche y no ha regresado.
  • Esposa: Déjate de vaina y abre la puerta!
  • Esposo: Usted no vive aquí, Lárguese!
  • Esposa: Pero negro, déjame entrar que yo no lo vuelvo a hacer.
  • Esposo: Si, claro, disque a visitar tus amigas. Yo no soy pendejo, permíteme reírme: jaja
  • Esposa: Perdóname negro, te juro que no lo vuelvo a hacer.
  • Esposo: Eso dijiste tu ayer y anteayer y tras anteayer y la semana pasada y el mes pasado.
  • Esposa: Si pero esta vez te juro por mi madre que no lo vuelvo a hacer.
  • Esposo: ¿Me lo prometes?
  • Esposa: Te lo prometo mi negro.

Entonces, el esposo introdujo la mano en el bolsillo de su pantalón y extrajo de allí la llave con la que abrió el enorme candado. Luego se escucho la voz de una niña que gritaba: ¡Leche mami, leche!

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley

security code
Escribe los caracteres de la imagen

busy
 
< Anterior   Siguiente >